miércoles, 26 de agosto de 2015

Sueño 18: El "accidente" y las escaleras sin retorno

Fecha del sueño: 26/08/2015.

Un amigo y yo caminábamos por la calle. Nos encontrábamos en un lugar muy parecido a un barrio que yo conocía, pero más tarde se vio que no era exactamente ese lugar, pues había cosas diferentes, como si se tratase de otra dimensión.
Pasamos por un parque donde había un grupo de personas, al parecer de fiesta. Algunos se nos acercaron preguntando dónde estaba cierto sitio. Tras responder, seguimos nuestro camino y entramos a un edificio. Era muy parecido a aquel en el que vivían mis difuntos abuelos, pero sin llegar a ser el mismo. Además, cuando comenzaba a subir las escaleras pasaba algo muy extraño: parecía que hubiese infinitas plantas, y conforme avanzaba, al mirar atrás siempre había una puerta en mitad de la escalera, de manera que no podía retroceder. Aquellas escaleras cambiaban a medida que las recorríamos (lo curioso es que no es la primera vez que sueño con ese edificio). Todas las puertas de las viviendas eran iguales: grandes, antiguas y de madera oscura. Al rato, nos detuvimos en una y llamamos. Yo pensaba que era al azar, pero en realidad fue como si hubiese sido guiado hacia allí. El piso era el cuarto y encima de la puerta había escrito un 1 en color dorado.  Nos abrió un hombre de unos 60 años, semicalvo con pelo en los lados de la cabeza, un bigote poblado y gafas. Pareció alegrarse de vernos, como si ya nos conociera. Y lo cierto es que me resultaba familiar.
-Se parece usted a mi abuelo- le dije. Él sonrió y dijo conocer a mi abuelo. Probablemente era uno de sus hermanos (no estoy seguro, pues no llegué a conocerlos). Dentro de la casa había dos personas más: una chica joven de cara redonda, la cual también me resultó familiar, si bien no sabía quién era; y una señora mayor, más o menos de la edad del otro hombre. Saludé y en ese momento llamaron a mi amigo por teléfono. Dijo que no había comido aún. Entonces los demás, muy amables, prepararon un plato para él.
Fuimos con el señor hacia el balcón. Una vez fuera, él hablaba, pero yo no escuchaba lo que decía puesto que miraba horrorizado la escena que tenía lugar en la calle. Un grupo de unas 10 o 20 personas golpeaban enfadados un coche que intentaba pasar por una de las calles. Detrás del mismo había un autobús. Tras un rato así, los conductores decidieron pasar sin importar que hubiese gente en medio. El coche no pilló a nadie, pero no pasó lo mismo con el otro vehículo. A algunas personas no les dio tiempo a quitarse y fueron arrolladas sin miramientos. El autobús no se detuvo. La escena posterior era gente arrastrándose por el suelo y gritando de dolor.
-¿Te acuerdas de eso?-preguntó el señor. En ese momento, aquella escena fue como si la estuviese viendo en las noticias. Parecía que él me estaba mostrando esas imágenes con alguna finalidad.
-No- respondí.
-Hace un año.
¿Qué significaba aquello? No supe si se refería a la catástrofe que acababa de ver o a otra cosa. En ese momento me despierto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!