sábado, 10 de enero de 2015

Sueño 12: Asesinato

Es la primera vez que tengo un sueño de este tipo (¡y el primero que recuerdo del año!). Las teorías sobre el significado de estos sueños son bastante interesantes (independientemente de si las crea o no). Algunas dicen que si sueñas con un asesinato es porque tienes sentimientos de agresión reprimidos hacia una persona. Otras dicen que es porque va a haber un cambio en tu vida y/o en tu mentalidad. La más dramática que he visto es que es una premonición de que un ser querido va a morir.
Fecha del sueño: 10/01/2015.


La mayor parte del sueño no la recuerdo, pero hay una escena en particular que recuerdo con mucha nitidez. Estábamos un amigo y yo por la calle, pasando el rato. No recuerdo qué amigo era. Charlábamos mientras caminábamos. Era de noche y por el lugar donde íbamos en ese momento no había nadie, parecía como si todo el mundo hubiese desaparecido. Era extraño ya que veníamos de otro lugar lleno de gente, quizás era alguna fiesta popular o algo similar.
Pasamos por debajo de un edificio cuya parte baja tenía una entrada sostenida con columnas. De repente, el escenario cambió por completo y estábamos en Mazarrón, en mi antigua casa de la playa. Tampoco había nadie por los alrededores. La calle era algo distinta a la realidad y todo estaba más deteriorado. Solo había un vecino, como pude comprobar más adelante, pero no vio ni oyó lo que pasó a continuación.
Mi amigo y yo nos separamos y al rato oí un disparo. Me dirigí corriendo a la parte trasera de la casa y vi a un hombre mayor, de unos 60 años y calvo, con una escopeta en la mano. Mi amigo estaba muerto en el suelo, bañado en un charco de sangre. En aquel momento me cabreé y sin titubear me lancé hacia el hombre, le golpeé y le arrebaté el arma. Sin más reparos, apunté hacia él. Empezó a decir algo, como queriendo dar explicaciones, pero no esperé a que hablase. Disparé y le di a la altura del estómago. Se inclinó un poco hacia delante. Apunté de nuevo y esta vez le disparé en la cabeza. Su cuerpo sin vida se desplomó hacia atrás y la sangre empezó a cubrir el suelo a su alrededor.
No sentí ningún remordimiento por asesinar a ese hombre. Después de todo, él había matado a mi amigo, a quien yo apreciaba. Quizá pensé que se lo tenía merecido. Sin embargo, comencé a estar muy nervioso, ya que ahora tenía un problema. Tenía que deshacerme de los dos cuerpos. Si alguien se enteraba de que mi amigo estaba muerto pensarían que yo lo maté, dado que nunca podrían encontrar al otro asesino. De manera que tenía que librarme de ambos cadáveres. No conseguía dar con la clave para hacerlo sin que nadie se enterase, así que mientras pensaba, empecé a limpiar la sangre del suelo. Era difícil, ya que ya estaba medio seca.

Tenía miedo de que me pillase la policía. Era lo único que me preocupaba en ese momento. Era una agonía. Poco a poco, comenzaba a estar más lúcido en el sueño, hasta que empecé a pensar “¿Qué hago aquí? No es posible. Esto no está pasando. Yo no soy así. No soy un asesino. Tengo que salir de aquí. Esto es un sueño”. Y conforme me di cuenta de aquello, me desperté. Aún sigo sorprendido por la sangre fría que tuve de asesinar a ese hombre sin ni siquiera pensarlo. Menos mal que solo es un sueño...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!