miércoles, 8 de octubre de 2014

Reflexión sobre los prejuicios

 
    Aunque esta no sea una reflexión propia como tal, es decir, es de otra persona, y mi intención original en esta página (Críticas y Reflexiones) sea escribir mis propios pensamientos, hoy voy a hacer una excepción. He leido un post sobre los prejuicios cuyo contenido me ha parecido genial y creo que ha plasmado el pensamiento de mucha gente (me refiero a los que intentamos no juzgar a otros de primeras y tener una mente un poquito más abierta) con ejemplos que vemos todos los días en cualquier lugar, por tanto es muy fácil sentirnos identificados.
    El post en cuestión es de Algo Montalvo, quien ha aportado varias cosas a este blog y me ha ayudado con el mismo, y que además su blog es muy interesante (creedme que no es por hacer la pelota ni publicidad, yo estoy en contra de esas cosas). Si no me creéis leed vosotros mismos el post: The Colors ; de paso, echadle un vistazo al resto del blog. Os recomiendo en especial el Culto a lo efímero.
    Tengo que decir que si yo hubiese escrito una crítica sobre el mismo tema, no podría haberlo expresado mejor que él ni haber tocado tantos puntos. Y una vez leído da qué pensar, ya que a pesar de no considerarme una persona homófoba ni racista, sí que es cierto que he estado en algunas de las situaciones descritas, por ejemplo, mencionar la raza de una persona como si fuese un dato relevante cuando en realidad no lo es (a no ser que se trate de una descripción física claro) o ver a dos hombres que "parecían" heterosexuales dándose un beso. Lo cual me hace reflexionar: ¿Parecían heterosexuales? ¿En qué rasgo físico de una persona me baso para definir su orientación sexual? En efecto, es absurdo, pero mi mente lo hace inconscientemente y seguro que a muchos les pasa lo mismo. ¿La razón? Los estereotipos. Aunque no nos consideremos personas con prejuicios, la sociedad está plagada de estereotipos que vemos a diario y en todas partes: vida cotidiana, cine, libros, etc. Supongo que es casi inevitable que a la fuerza, aunque no queramos, lleguemos a interiorizar algunos de esos estereotipos y los utilicemos en nuestros juicios personales, aunque eso sea un error descomunal y con ello estemos realizando juicios preestablecidos (como la palabra "prejuicio" indica) que ni siquiera son nuestros propios, simplemente "opiniones heredadas", las cuales hacen que nuestra personalidad ya se vea influida desde que nacemos, dificultando el desarrollo de nuestra individualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!